Todos se encuentran bien, pero por seguridad los estudiantes se retiran a sus casas, por favor venir

Misión

Somos una comunidad que tiene como principio y soporte fundamental la educación católica como carisma Franciscano.

Formamos estudiantes, con sentido humanitario, sólidos conocimientos científicos aplicados a la realidad, con capacidad de decisión y acción y motivados para el cambio frente a la vida y la sociedad.

El lema Franciscano “Paz y Bien” da firmeza a los estudiantes en sus valores y principios morales, contribuyendo a la práctica de una fe centrada totalmente en Cristo, cabeza de la iglesia.

Visión

Nos esforzamos por formar, holísticamente, a nuestros estudiantes, para que enfrenten con capacidad y sabiduría, los retos de la pos modernidad, la tecnología y globalización.

Que se esfuercen por vivir, defender y conservar la justicia, la paz, la integridad de la creación y luchen por la construcción de una sociedad fraterna, sin violencia, corrupción, excluidos y marginados.

Nos proponemos alcanzar la excelencia académica con personal capacitado y estudiantes reflexivos, creados y críticos que busquen la perfectibilidad en base a su desarrollo espiritual, científico y técnico, con el conocimiento de sus derechos y obligaciones.

Evangelización Franciscana

La evangelización Franciscana en la Unidad Educativa "San Luís Rey de Francia" tiene su plataforma en el Departamento de la Fe de la Institución y consiste en tratar de lograr forjar en todos y en cada uno de los miembros de la Comunidad Educativa las huellas del gran San Francisco de Asís, alcanzar de manera completa y permanente su modelo de vida en obediencia, pobreza y castidad, sin dejar de lado las obligaciones como docentes y los deberes como estudiantes, pretendiendo así dejar sembrado en los corazones de todos el personal y estudiantado la semilla de la bondad, el respeto a la creación y sobre todo el amor. Bajo el lema de paz y bien; la evangelización Franciscana se realiza con la aplicación de actividades propias para la formación espiritual y para el crecimiento en la fe y en el valor del amor.

La participación activa de las Eucaristías Dominicales, destaca por la presencia masiva de familias enteras que dispuestos a conocer a Dios asisten asiduamente con confianza y con alegría a recibir el mensaje del Señor, así mismo la formación religiosa en las clases de religión tanto para escuela como el colegio.

Por otro lado los diferentes momentos propios del compartir cristiano y de la comunicación directa con Dios, como por ejemplo las convivencias semanales necesarias para la formación en el hogar y la búsqueda de la armonía y la unión familiar. Así mismo los diferentes momentos de presencia infantil y juvenil con cantos, oraciones, encuentros juveniles, rezos, procesiones, teatro, danza y otras manifestaciones artísticas propias de la comunicación y el encuentro con aquel Dios dador de todo bien.

"LA VERDADERA ENSEÑANZA QUE TRANSMITIMOS ES LO QUE VIVIMOS"

San Francisco de Asís